Editorial con ombligo cinematográfico




Lo que es tener dinero, amigos. Con “rial” puedes inventar. Puedes darte tus lujos, tus caprichos. Con “rial” puedes gastar y experimentar a tu antojo y hasta aburrirte. A nuestros jefes, que por supuesto les sobra “rial”, les dio por jugar a la experiencia audiovisual. Más aún, les dio por el cine. Por meterse a directores de cine. Ya saben, ellos andan en esa búsqueda. Quieren hacer “arte”, sentir que sus vidas no son solamente narcotráfico, asesinatos, contrabando de peluquines y prostitución de mujeres barbadas. Pruebas suficientes tenemos de su inquietud. Del cuento pasaron a la creatividad, y ahora andan por lo cinematográfico. Resulta que acababan de ver esa película de David Cronenberg llena de rusos mafiosos protagonizada por Vigo Mortensen y Naomi Watts, y algo se les movió, quizás la añoranza de sus antiguos enemigos, quizás el haber perdido la oportunidad de filmar las torturas infernales a las que sometieron a los Andropov. Cuánta intensidad, cuánta maldad suprema atesora en su alma aquel par de orientales. Y nosotros, tan inocentes, pensando en proponerles una comedia romántica protagonizada por Shyla Stylez. Pero cuando ellos son los protagonistas, es mejor callar. Callar y evitar la risa. ¡Ay de ti si dejas ver un esbozo de sonrisa en tu rostro! Pero es que ellos juran que se la están comiendo con sus bermudas, con sus chaquetitas de fotógrafo (esas sin mangas y que están cubiertas de bolsillos), con sus zapatos de goma, con sus medias hasta las rodillas, con sus gorritos de pescador y sus cámaras de video. Qué horror, un par de chinos disfrazados de japoneses. Pero las camaritas eran la bagatela, el caprichito portátil. Detrás de ellos se aparecieron los lacayos (los otros lacayos) y el resto de los equipos. Allí vimos asistentes de producción, maquilladores, escenógrafos, directores de fotografía, camarógrafos, foquistas, luminitos y hasta pegadores de tirro exclusivamente enanos. Cargaban, sin orden ni concierto, cámaras 35 mm, grúas, luces, butterflies, steady cams, y demás parafernalia cuyo nombre aún desconocemos. Los hermanos Chang eran, por supuesto, los directores. Los excelsos directores que nada sabían sobre cine. Así que dijeron, con esa voz que le ponen a Simón Bolívar en las alocuciones oficiales:

—Queremos saber de cine, así que llamen a sus compinches y nos hacen un cuadernito, una libretica, que nos sirva de guía para nuestra nueva incursión cultural.

Luego sonaron sus celulares (los celulares de ambos siempre suenan al mismo tiempo) y contestaron. Eran las hermanas Chang. Llamaban porque necesitaban les mandaran las cámaras para filmar el cumpleaños de uno de los sobrinitos Chang (aquellos de la juguetería, ¿recuerdan?). Los Chang colgaron, empezaron a dar saltitos al tiempo que decían felices (y siempre con la misma voz de Simón Bolívar):

—¡Dale, dale, dale a la piñata, túmbala pal suelo, queremos caramelos!

Y así, dando brincos, se fueron a la fiesta de su sobrinito. La tropa de empleados cinematográficos, con los equipos a cuestas, se fueron tras ellos. Y a nosotros nos tocó preparar este livret de cinéma. Esperamos que, luego de este esfuerzo, nos dejen hacer la comedia romántica con Shyla. O con Jessica Biel. Sí, con Jessica Biel vestida igualita como sale en Texas Chainsaw Massacre, con ombliguito afuera y todo. ¡Dios! Cuando uno ve un ombligo como ese, no puede menos que volverse fanático del cine.




Fedosy Santaella y José Urriola (asistentes de dirección)

21 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantó tu descripción del cine con esos directores Chang,además de " ombligo incorporado". He disfrutado y me he reido mucho. ¡Felicitaciones!
Entonces ,ya sabemos que con "rial", Steven Spielberg llegó a donde llegó...ja,ja,ja.
C.Casano.

Roccocuchi dijo...

Buenísimo!!!!!!!!!!! yo quisiera estar en una película de los hermanos chang! puedo hacer personajes de época... o quizas una chica conflictiva.... se me dan los dos... jejeje.... por cierto estoy investigando sobre los premios nacionales de escultura... y hay uno que se llama "Luis Chang" de los años 40's del que no hay registro alguno... yo pensé que seguro aquí encontraría alguna noticia... no será el padre de los hermanos Chang???

Anónimo dijo...

‘Lo que es tener dinero’, digo yo que soy abogado, lo mismo dice un gran amigazo, ingeniero de toda la vida, o mi prima la pediatra. Toda gente que hace arte, sea literatura, plástica o cine, lo mismo da, les debe sobrar los $, para no hacer sino quedarse con sus pensamientos, y no tener más nada sino perder el tiempo en crear. Pero aquí huele como a envidia entre artistas. Ahora, yo, como trabajador del derecho, me da exactamente lo mismo el que escribe y el que hace cine. Los dos son unos empedernidos bohemios que no hacen nada más que pensar. Pensar, eso lo hace cualquiera. En fin, si eso es lo que nos diferencia de los orangutanes. Pelea pa’balurda.
Y, yo que tenía entendido que el dueño de una peliculita es el productor ejecutivo no el directorucho, menos los técnicos vestidos con sus chalecos de bolsillitos que entre paréntesis ahora los que lo usan son los dueños de esta ridícula revolución, sobre todo ridícula, que me tiene mi oficio en vilo. Tenía entendido que esos chalecos son hasta demodé. A ver si se actualizan escritores. Vergación, ustedes más que envidiosos, son unos amargados de alto calibre que creyendo que leyendo se las saben todas.
Productor ejecutivo mata a director. ¿Les suena?

Los hermanos Chang dijo...

Señor, permítanos decirle que usted no ha entendido nada. Gracias.

Luis Alberto Iribarren dijo...

Señor,
Siga siendo abogado y haciendo real. Y siga no pensando, deje eso para otros mejor capacitados. El mundo gana.

Mario Morenza I dijo...

Algún día veremos una colaboración entre los hermanos chang, los hermanos coen, los hermanos Wachowski y Wong Kar Wai que, como coterráneo de los chang, seguro influirá en esta nueva incursión del dúo.

P.D.: ¿Qué le ocurre al trabajador del derecho? Para mí que están un poco (re)torcidos los pensamientos de él.

Seguiré leyendo este número.
Mario.-

Lémur dijo...

Más vale, "escritor que piensa", que "abogado director ejecutivo con bastante rial pero que no entiende nada"

¡Carajo!, yo no entiendo ni el comentario del pana, ni éste que estoy escribiendo... mejor sigo buscando "rial" que eso sí es verdad que me hace falta para poder ir al cine y comer cotufas con queso fundido y tequeños con pepsicola.

Chao...

Anónimo dijo...

Yo no sé si los "riales" harán daño, pero parece que el no saber leer sí.

Anónimo dijo...

Después de todo, urge abrir el despacho de abogados Chang & Co.
saludos
GV

Anónimo dijo...

Y si me permiten, a ustedes como que les pegó en la madre aquello de que lo único que entienden son los libros y no al cine?. Chévere, sigan con sus cosas serias.

el abogado.

Anónimo dijo...

Yo lo único que entiendo es que no entiendo los comentarios del abogado. Ese señor escribe como piensa: raro. Señor abogado, ¿no será usted cabeza de vinilo el del cuento de Santaella que se encuentra en este mismo número? Eso aclararía muchas cosas.
Un periodista.

Anónimo dijo...

El señor trabajador de derecho dice que la gente de este blog hace "de cosas serias", y una vez más no entiende. ¿Los hermanos Chang son serios? ¿Ese señor como que tiene unos lentes especiales que le hacen ver el mundo de otra manera? ¿O qué será que se mete? ¿Seguro que se fuma el código procesal penal o alguna vaina de esas? Hermano, lánzase una cura de sueño, y tómese la vida con calma. Que los Chang son para disfrutarlos.

Un trabajador del pie izquierdo

Anónimo dijo...

Hermano trabajador del derecho, gente como usted hace que el mundo sea un lugar divertido donde vivir. ¡Cuán incoherencia! Siga visitándonos. Siempre hace falta un loco para que las cosas agarren dignidad y prestancia.

Anónimo dijo...

Hermanos Pérez, quiero decir, los Chang, a su despacho. Mosca con ser previsibles, porque en esto de la escritura ser previsible es molto fastidioso. Mucho más que en el cine, porque en una peli previsible, uno puede conformarse hasta con hablar pendejeras del film (superfluo, banal, bostesable, pero unas veces más divertido que otras). En realidad soy el sobrino político y lejano y perdido (sobre todo perdido) de Woody Allen. Pero de que soy abogado lo soy, y me la paso criticando a gente sin oficio.

El hermano abogado

Anónimo dijo...

Yo, trabajador del derecho, suscribo ante todos vosotros que soy el hermano perdido de los hermanos Chang y de Perolito el de la esquina. Que soy un jodedor y no lo sabía y que me los tengo vacilados a todos sin saber muy bien que lo estoy haciendo. Ah, y además tengo billete que jode.

Anónimo dijo...

La culpa la tiene Jessica Biel.

Anónimo dijo...

Te felicito por inteligente. Me descubriste, sí la culpa es de Jessica.

Gra dijo...

Esta edición está fantástica.

thaice dijo...

Sede del Ateneo de Valencia se mantiene tomada desde hace un año.


Desde el 18 de junio de 2007, cuando un grupo de trabajadores del Ateneo de Valencia, reclamando reivindicaciones laborales tomó, de manera violenta, la sede de la institución, en el amanecer de ese día, se inició un tortuoso camino en la historia de esta institución, que, a partir del 25 de febrero de 1936, fecha de su fundación como Asociación Civil sin fines de lucro, se ha distinguido como uno de los entes culturales más importantes en la historia de la cultura venezolana.
Ante la inusual forma de protesta, violenta y agresiva por parte de los empleados que exigían que renunciara a su cargo de Presidente de la Junta Directiva, el escritor José Napoleón Oropeza dimitió para así propiciar el diálogo entre los empleados tomistas y el resto de la Junta Directiva. Se encargó de la Presidencia el Vicepresidente Dr Iván Hurtado León, quien trató de dialogar con los tomistas, que desviaron sus reclamos y exigencias laborales en otro sentido: exigían la renuncia de toda la Junta Directiva para iniciar, supuestamente, un proceso de cambio en la naturaleza de la institución. Se evidenció, entretanto, que el Gobierno Bolivariano de Carabobo, estaba detrás del paro, pues no sólo participaban de las discusiones entre las partes, de manera pública, los Secretarios de Cultura, de Educación y de Planificación, Gerardo Estrada, Sarina Cascone y Miguel González Chejade, respectivamente, sino que el propio Gobernador del Estado Carabobo, Luis Felipe Acosta Carles, declaraba, insistentemente, a través de los medios de comunicación, a favor del paro, sino que ordenó se custodiara, día y noche, policialmente, la entrada a la sede de la institución. Igualmente otorgó recursos económicos a una Fundación denominada PROATENEO, cuya Junta Directiva preside el abogado de los empleados tomistas, Paolo Consoni.
En busca de una solución jurídica.
A una semana de la toma, el Gobernador del Estado promulgó un decreto confiscatorio del edificio administrativo del Ateneo de Valencia y los empleados tomistas, por su parte, introdujeron varias demandas por ante la Inspectoría Regional del Trabajo. La Junta Directiva del Ateneo de Valencia, por su parte, solicitó, por ante los tribunales respectivos un recurso de interdicto posesorio y solicitó la calificación del paro como ilegal. La Asamblea de Miembros del Ateneo de Valencia, reunida el 31 de julio, no aceptó la renuncia de José Napoleón Oropeza y ordenó a su persona y al resto de los integrantes de la Junta, permanecer en pie de lucha por el rescate de la institución. Los empleados tomistas arreciaron su ataque no sólo al Presidente, sino al resto de los integrantes de la Junta, acusándolos, por diversos medios y ante diversas instancias, de supuestas irregularidades administrativas.
El día 22 de enero del año en curso, ante la convocatoria que hizo la Junta Directiva de la Bienal “64 Salón Arturo Michelena”, el Gobernador del Estado emitió dos decretos: uno sobre los supuestos derechos de la Gobernación para organizar el Salón “Arturo Michelena”, alegando que había sido creado por decreto de la gobernación el 29 de julio de 1943, y otro abrogándose, igualmente, para la Gobernación, el derecho a convocar las Bienales Latinoamericanas de Literatura “José Rafael Pocaterra”, “Enrique Bernardo Núñez” y “Canta Pirulero”. La Junta Directiva del Ateneo de Valencia, asistida por los abogados Adelba Taffin, Maritza Quintero, Argenis Flores y Wily Laurenat, introdujo un recurso de nulidad de ambos decretos, aduciendo, en esencia, que el hecho de que la Gobernación auspicie premios dentro de esos eventos, no le da el derecho a declararse organizador de los mismos: existe una diferencia, han declarado, de manera insistente, los miembros de la JuntaDirectiva entre ser patrocinante o auspiciante de una actividad y ser su organizador.
---Tal cualidad le corresponde únicamente al Ateneo de Valencia—declaró José Napoleón Oropeza—En el caso del Salón Michelena, el Decreto al cual alude el ciudadano Gobernador sobre la génesis del Salón Michelena, fue emitido por el Presidente del Estado de entonces, Tomás Pacanins, quien apoya la creación de un Premio dentro del Salón, con el nombre de Arturo Michelena. La idea—sostiene, de manera enfática, nuestro informante—surgió del Ateneo de Valencia como lo demuestra la lectura de las actas de la Junta Directiva que, entonces, presidía Chuchuíta Carabaño de Díaz y la propia historia registrada en la prensa de la época. En el caso de las Bienales de Literatura, sólo a partir de los años noventa, la Gobernación se convierte en auspiciante. El auspicio a esas Bienales lo otorgaban los familiares de José Rafael Pocaterra, los herederos de Enrique Bernardo Núñez y de Luis Bouquet. Y las Bienales datan de 1955. Posteriormente, en los años sesenta se incorporaron como patrocinantes el Concejo Municipal de Valencia y la Universidad de Carabobo.
En otro orden de ideas, informó el escritor José Napoleón Oropeza, que ya está todo listo para iniciar el proceso de inscripción de obras para la Bienal “64 Salón Arturo Michelena”, cuya edición, esta vez, estará dedicada a la Universidad de Carabobo, con motivo de los cincuenta años de su reapertura. Tal como está pautado en las bases que circularon desde el martes 22 de enero, la inscripción se llevará a cabo, desde el 1 de julio hasta el día 20 del mismo mes, en el Centro Cultural y Deportivo “Don Bosco”, situado en la Avenida Valencia, de Naguanagua. Información adicional puede ser solicitada a través de los siguientes correos electrónicos: ateneo-valencia @ cantv.net y ateneo-valencia @ Hotmail.com
Consultado el Presidente del Ateneo de Valencia, sobre si ha tenido la institución alguna respuesta sobre los diversos recursos jurídicos introducidos en los tribunales, respondió, que confía en que se impondrá, finalmente, la razón y la justicia, en este duro proceso que no dudó en calificar en “la noche más sombría que le ha correspondido vivir a nuestra institución en toda su historia”, concluyó finalmente.



















Valencia, 16 de junio de 2008

ESTIMADO (A) AMIGO (A):


Recibe un gran abrazo. Te envío una nota sobre el Ateneo de Valencia y el primer año de la toma y secuestro de su sede, desde el pasado 18 de junio de 2007, cuando se inició la noche más negra y larga de su historia, gracias a esta acción tan cruel y despiadada.
Como siempre, esperamos tu apoyo. Aprovecho la ocasión para agradecerte, de todo corazón, tu voluntad de permanecer al lado de la razón, para que salga, finalmente, el sol sin nubes que obscurezcan la vida gloriosa de nuestro querido ateneo.
Gracias. Gracias.
Un gran abrazo

José Napoleón Oropeza.

Presidente.=

Palbo dijo...

El gato estaba en el sillón, durmiendo, con la cabeza para abajo como siempre, en esa posición que me hace pensar que sabe lo que es una anteflexión y que apoya su cabeza contra el suelo para estirar su columna.

Anónimo dijo...

que rica Shyla Stylez